Rumanía es un país ubicado en la intersección de Europa Central y del Sureste, en la frontera con el mar Negro.

Limita con Hungría y Serbia al oeste, Ucrania y Moldavia al noreste y al este, y Bulgaria al sur. Con 238 391 km2,  Rumanía es el noveno país más grande de la Unión Europea por área, y cuenta con la séptima mayor población de la Unión Europea con más de 19 millones de habitantes. Su capital y ciudad más poblada es Bucarest, la décima ciudad más grande de la Unión Europea.

Los Principados Unidos surgieron cuando los principados de Moldavia y Valaquia se unieron bajo el príncipe Alexandru Ioan Cuza en 1859. En 1881, Carlos I de Rumanía se coronó, formando el Reino de Rumanía. Su independencia del Imperio otomano fue declarada el 9 de mayo de 1877 y fue reconocido internacionalmente al año siguiente. Al final de la Primera Guerra Mundial, Transilvania, Bucovina y Besarabia fueron anexionadas por el Reino de Rumanía, circunstancia que dio inicio a lo que la monarquía rumana denominó la Gran Rumanía. Durante la década de 1930 el gobierno, con Ion Gigurtu como primer ministro, derivó de una posición inicial proclive al Reino Unido y Francia, hacia una posición alineada militar y políticamente con la Alemania nazi, implementando el antisemitismo de manera oficial en el país.

En 1940, la región de Besarabia, que se había unido a Rumanía en 1918, fue anexionada a la Unión Soviética como resultado de la ocupación soviética de Besarabia y el norte de Bucovina. Durante la operación se produjo un enfrentamiento de algunas divisiones rumanas con el Ejército Rojo, que las derrotó duramente, lo que llevó a la incorporación de Besarabia a la Unión Soviética como RSS de Moldavia, incluyendo el territorio de Transnistria.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el exministro de Guerra, Ion Antonescu, implantó una dictadura militar fascista, en la que alineó el ejército rumano a la Wehrmacht, permitiendo el acantonamiento de gran número de divisiones de la misma, con vistas a la Operación Barbarroja, de invasión de la Unión Soviética. Desde junio de 1941 hasta 1944, Rumanía participó en la guerra del lado de las potencias del eje, bajo la dirección militar de Alemania. En 1944, bajo la contraofensiva soviética que penetró en su territorio, cambió de bando y se unió formalmente a los Aliados, cayendo la dictadura militar de Antonescu. Al final de la guerra, algunos territorios del noreste anteriormente de Rumanía fueron ocupados temporalmente por la Unión Soviética; con unidades del Ejército Rojo estacionadas en territorio rumano, el país acabó convirtiéndose en la República Socialista de Rumanía y miembro del Pacto de Varsovia.

Con la caída del bloque socialista europeo y la llamada Revolución rumana de 1989, Rumanía inició su transición hacia la democracia representativa occidental y una economía de mercado capitalista. Después de una década de problemas por las privatizaciones masivas y la llamada revolución poseconómica, así como el deterioro de los estándares de vida que provocó una masiva emigración hacia los países del entorno, se llevaron a cabo amplias reformas que impulsaron la recuperación económica. Desde 2010, Rumanía es un país de ingresos relativamente altos, con un alto índice de desarrollo humano.

Rumanía se unió a la OTAN el 29 de marzo de 2004, y a la Unión Europea el 1 de enero de 2007. También es miembro de la Unión Latina, la Francofonía, la OSCE, la OMC, la BSEC y las Naciones Unidas. Hoy en día, Rumanía es un Estado unitario con una república semipresidencial, en la que el poder ejecutivo se compone del presidente y del Gobierno. Rumanía y Moldavia son los únicos países de Europa Oriental cuyas lenguas son romances.

 

Imagen: 1. Licencia CC 0 1.0 / 2. Antiguo trabajo de dominio público, Biblioteca del Congreso {{PD-US}}. Fuente: Wikipedia