Tras la Segunda Guerra Mundial, los recursos económicos rumanos fueron nacionalizados y la actividad económica, planificada. En 1989, con la caída del comunismo, el nuevo gobierno emprendió una serie de reformas para introducir el sistema de economía de mercado. Tras varios años de privatizaciones y descentralización, el gobierno rumano ha pasado a tener una intervención significativamente menor en la economía.

Rumania es uno de los principales productores y exportadores de productos agrícolas de Europa. Este sector representa el 10 % del PIB. Los cultivos ocupan el 40 % de la superficie del país; los recursos forestales son abundantes y la pesca se está expandiendo. Existen yacimientos de gas natural y petróleo que aportan un porcentaje significativo del consumo diario, pero para cubrir la totalidad de la demanda el país está obligado a importarlos, principalmente de Rusia. Para tratar de reducir la dependencia de factores externos, se ha impulsado la generación en plantas de energía nuclear e hidroeléctrica, y entre ambas clases proporcionan un 45 % de la energía consumida en el país.

El sector industrial representa el 35 % del PIB, pese a que en los últimos tiempos, las instalaciones construidas durante la etapa de economía centralizada han quedado obsoletas y las fábricas han tenido que invertir masivamente en modernizaciones. Los principales sectores son el textil, el siderúrgico, la producción de maquinaria y vehículos, de armamento y el procesamiento de la producción agropecuaria.

Los servicios comprenden el restante 55 % del PIB, siendo el turismo el principal contribuyente. El mar Negro, el delta del Danubio y los Cárpatos son las atracciones naturales que concentran el turismo, mientras que en Transilvania destaca su patrimonio cultural.

El índice de desempleo es del 6,4 %, varios puntos por debajo de otros países de la región y de Europa Occidental. La balanza comercial tiene un déficit significativo, las exportaciones son de 33 500 millones de euros mientras que las importaciones alcanzan los 56 400 millones de euros. Los principales socios de Rumania, tanto en las exportaciones como en las importaciones son Italia y Alemania. Se destaca el hecho de que mantiene buenas relaciones comerciales con todos los países de habla hispana, en especial con Chile, Colombia, Ecuador, España y Venezuela.

En los últimos años la mayoría de gobiernos sudamericanos y Rumanía reafirmaron sus relaciones bilaterales, establecidas en diversas fechas. Estos nexos fueron primeramente con Venezuela, país con el cual sostiene relaciones económicas bastante consolidadas, mediante el Acuerdo de Cooperación Económica e Industrial a través del cual se creó, en 1973, la Comisión Mixta Venezolano-Rumana; ente que se ha reunido de manera alterna en diez oportunidades desde 1975. Rumanía también mantiene otra clase de tratados similares, que ha establecido con los demás gobiernos de la región.

 

Fuente: Wikipedia